You are here: Home 6 DE ABRIL, 3.32 horas L 'Aquila tornerà a volare

L'Aquila tornerà a volare



CONVEGNO 23 MAGGIO 2009

Organizzato da: Valeria Volpe, Alba Magica/Celestinian Center e Panta Rei

1
° La società IMAIE e le associazioni culturali OMNIA e PANTAREI, con Maria Grazia Lopardi e Germano Di Mattia, sono lieti di presentarvi il film documentario su Celestino V:

Secretum secretorum




Maria Grazia Lopardi
, Panta Rei (L'Aquila):

"Nella Tragedia del Terremoto a L'Aquila, Un Faro", "Una Nuova Coscienza, Un'Invasione da un "Popolo di Angeli"




Maria Grazia Lopardi, Panta Rei (l'Aquila):

"Le Coincidenze, Le Origini dell'Aquila e della Basilica di Collemaggio e i Significati per il Futuro"


Un uomo non può cambiare il mondo
ma può diffondere un messaggio
che può cambiare il mondo

***************

> UNA COMETA DESDE L’AQUILA <

L'Aquila olvidada ...... ¡más allá de las triunfantes  proclamas!!

Ayer me llamó por teléfono la empleada de una sociedad de recuperación de créditos, por cuenta de Sky. Me dice que resulto morosa desde el mes de septiembre de 2009. Me pregunta qué ha podido pasar. Le digo que desde el 4 de abril del año pasado dejé mi casa y que no he vuelto a ella, a causa del terremoto. El descodificador de sky yace aplastado bajo el peso de una pared derrumbada.

Se queda muda.

Seguidamente se disculpa y me dice que hará presente lo que le he contado a quien compete y luego, muy amablemente, me pregunta si ahora, un año después, está ya todo en orden. Me dice que ama mi ciudad, que tuvo la suerte de visitarla hace un par de años.  Quedó encantada. Recuerda en particular una escalinata de sílex que bajaba desde la Catedral  hacia la Basílica de Collemaggio. Se me hace un nudo en la garganta. Le digo que yo vivía justo ahí.

Ella enmudece de nuevo.

¡Luego me invita a contarle cómo es mi ciudad hoy!

Y yo le cuento.

Le cuento del centro militarizado.

Le cuento que no puedo ir a mi casa cuando quiero.

Le cuento que, sin embargo, los ladrones entran en ella sin problemas.

Le cuento de los edificios abandonados a una muerte segura.

Le cuento del dinero que falta, para reconstruir.

Y que falta incluso para ayudarnos a sobrevivir.

Le cuento que, desde el uno de julio, volveremos a pagar los impuestos y las cotizaciones, aunque no trabajemos.

Le cuento que pagaremos el i.c.i. y las hipotecas de las casas destruidas y que volverán regularmente los pagos de los créditos. Incluso para quienes no tienen nada.

Le cuento que, en julio, un damnificado del terremoto con un sueldo bruto

de 2.000 euros verá cómo le llegan 734 euros de retribución neta.

Le cuento que no sólo volveremos a pagar los impuestos,  sino

que restituiremos inmediatamente todos los no pagados desde el 6 de abril.

Le cuento que el Estado ya no desembolsa nada para los ciudadanos que se han quedado sin casa.

Le cuento que son veintisiete mil las personas que se gestionan solas.

Le cuento que, a pesar de las promesas del Gobierno, no han

recibido ni siquiera esa pequeña ayuda de 200 euros mensuales que debería ayudarles a pagar un alquiler.

Le cuento que los precios de los alquileres se han triplicado. Sin ningún tipo de control.

Le cuento que yo pago, en un pueblecito de quinientas almas, lo mismo que

Bertolaso pagaba por un apartamento en via Giulia en Roma.

La oigo respirar pesadamente.

Le hablo de los nuevos barrios construidos a precios de residencias de lujo.

Le cuento la vida de las personas que viven allí. Como en colmenas

sin alma. Sin ni siquiera un kiosko de prensa o un bar.

Le cuento de los ancianos que han sido desarraigados de su tierra, a kilómetros y kilómetros de distancia.

Le cuento de los profesionales que se han marchado.

Le cuento que las inscripciones en las escuelas superiores están descendiendo netamente.

¡Le cuento de una ciudad que muere!

Ella me responde, con la voz temblorosa:

"No es posible que no se sepa nada de todo esto.

No pueden quedarse así.  Llamen a los periodistas televisivos.

Tienen que decírselo, llamen a la prensa. Tienen que escribirlo."

Ellos no escriben y ya nadie habla de ello