You are here: Home COLLEMAGGIO OFFICINA DELLO SPIRITO Il segreto dei tre 888

El Secreto de los tres 888

Correo electrónico Imprimir PDF


La Basílica de Collemaggio es un ejemplo de un verdadero estudio matemático en el que el número 8 es la base de un atento juego de simetrías mágicas, como sucede en la tradición islámica y también en la china.
El edificio está perfectamente orientado y es una construcción rica en referencias astrales y en significados simbólicos que lo reconducen a una de las más significativas expresiones de la cultura medieval más selecta, relacionada con la tradición esotérica de los templarios y de las sectas iniciáticas, con  los Misterios de Oriente y sobre con las sectas de la cuenca del mediterráneo, que encontró con los primeros egipcios, con los griegos y con los romanos la máxima expresión esotérica que llevó a la construcción de numerosos Templos sagrados de forma octogonal, como el Templo de Tholos de Epidauro del 360 a.c. o el de Aristarco en Samos del 320 a.c. o aquéllos más recientes y todavía operativos, como

Camino iniciático

El suelo se subdivide en >siete espacios < señalados con >líneas rojas < además de los cuales se representan > 6 centros concéntricos < que forman >Tres 888 <.


Es un camino iniciático en el que una persona se introduce en un ambiente de frecuencia alta y magnetismo bajo en el que la energía polarizada de los símbolos y de los dibujos fluye a través de 7 áreas bien definidas, delimitadas por > 6 distintas líneas y símbolos < distribuidos en el suelo, estimulando siete distintos centros (o chakras) de manera tal que esa persona queda sometida a un progresivo y cada vez más intenso influjo energético en los puntos neurálgicos de su cuerpo, lo que le permite alcanzar estados de progresiva y cada vez más intensa toma de consciencia y acceder al > Laberinto < formado por >Tres 888 < al final de la nave, donde, a través de un recorrido formado por una serie de círculos concéntricos, los centros motores se llevan al máximo nivel energético sostenible, después de haberlos hecho girar en el sentido contrario al de las agujas del reloj, para permitirles así entrar en contacto con > energía < a la máxima potencia.

                                                      

Leer todo